El Aceite de Coco en la Cosmética

Aceite de Coco en cosmética

Aceite de Coco en cosmética

El Aceite de Coco se ha utilizado en la elaboración de productos cosméticos desde hace muchos años. Desafortunadamente, algunos fabricantes han incluido aroma de coco en sus productos en un intento de adjudicarse las propiedades del Aceite de Coco por el simple hecho de oler a coco en un afan por abaratar sus costes de producción y, por ende, su calidad.

El Aceite de Coco, por sus propiedades antimicrobianas, es un magnífico conservante para los compuestos cosméticos, pero más allá de su función de conservación, se utiliza como aceite base para preparar todo tipo de fórmulas. Además, en los productos cosméticos de aplicación cutánea, las propiedades del Aceite de Coco contribuyen enormemente al cuidado de la piel, formando una barrera antimicrobiana que protege toda la superficie en la que se ha aplicado un producto formulado con Aceite de Coco durante horas. En este artículo de esta misma web, hablábamos de los beneficios del Aceite de Coco para la piel y, como es lógico, estos beneficios se extrapolan a aquellas personas que utilicen productos cosméticos que incluyan Aceite de Coco en su composición.

Volviendo al tema del conservante, con todo lo que se ha hablado sobre los efectos nocivos que tienen los parabenes en el organismo, algunos fabricantes están optando por eliminar los parabenes de sus fórmulas incluyendo Aceite de Coco como conservante natural. Un ejemplo reciente lo tenemos en la marca de alta cosmética Skinergiè, que recientemente anunció que su gama corporal formada por una leche corporal (Skinergiè TBC) y cuatro protectores solares (Skinergiè SS) no contendrán parabenes e incluiran Aceite de Coco en su composición. En efecto, el fabricante Caycom se basa en el uso de Aceite de Coco para eliminar sustancias nocivas de sus productos cosméticos de alta gama pese a que el coste de introducción del Aceite de Coco en sus fórmulas es muy superior al de usar otros aceites más baratos que se usan habitualmente en cosmética.

Pero, ¿cómo podemos saber si un producto cosmético lleva Aceite de Coco en su composición? Afortunadamente, las fórmulas de los productos cosméticos se escriben, por normativa, usando un lenguaje internacional llamado INCI -que algunos confunden con el latín. Este lenguaje posibilita que un usuario pueda identificar una sustancia contenida en un producto cosmético independientemente de la nacionalidad del mismo. En nuestro caso concreto, identificaremos el Aceite de Coco en las fórmulas de los productos cosméticos buscando el compuesto Cocos Nucisfera Oil en el listado de ingredientes. Si encontramos este ingrediente en la lista podemos afirmar que el compuesto tiene Aceite de Coco. Aunque es imposible, mirando la fórmula, conocer la cantidad exacta de cualquiera de los ingredientes, si es posible saber la cantidad de producto en relación con el resto de ingredientes de la fórmula. En efecto, el listado de ingredientes de la fórmula está ordenado de mayor a mernor cantidad de producto usado en la formulación.

Si, por el contrario, un producto lleva aroma de coco, este estará camuflado en la fórmula bajo un aroma con un número, algo así como Perfum xxxx donde xxxx es un número de varios dígitos.

Con este simple procedimiento podremos saber si un producto lleva en realidad Aceite de Coco, que aporta una cantidad considerable de beneficios o bien contiene únicamente aroma de coco, que tan sólo aporta el beneficio de una fragancia agradable.

 

Piel sana con Aceite de Coco

Piel Sana con Aceite de Coco

Piel Sana con Aceite de Coco

El Aceite de Coco, por su composición y magníficas propiedades, tiene multitud de aplicaciones cosméticas y relajantes. Algunas de sus propiedades como la antimicrobial son utilizadas ampliamente por la cosmetología en general. Sus propiedades son tantas y tan variadas que la industria cosmética lo utiliza, entre otras cosas, como antiséptico que previene infecciones. Además sus ácidos grasos de cadena media colaboran a restablecer el equilibrio del PH de la piel.El Aceite de Coco contiene ácido laurico, uno de los componentes de la leche materna, que según se ha comprobado en estudios científicos, aporta a la piel protección, suavidad y juventud, gracias a su acción reestructurante. El Aceite de Coco se absorbe por la piel de tal manera que al mismo tiempo suaviza las distintas capas dérmicas y deja la piel no solo limpia, sino también más perfecta en sus aspectos externos.

 

El Aceite de Coco también se utiliza como humectante y en esos casos además actúa como una capa protectora, ayudando a retener la humedad en la piel. También actúa como aceite suave y sedoso muy recomendado para piel irritada e inflamada y también se recomienda para aquellos con piel sensible. En la cosmética moderna el Aceite de Coco es sin lugar a dudas uno de los agentes más usados para la producción de burbujas en los jabones y para distintas aplicaciones cosméticas: elaboración de excelentes acondicionadores para el cabello, lociones bronceadoras, ungüentos para labios, y cremas hidratantes, entre otros, aportando también aroma y textura.

[important]Si lo utilizamos como aceite base para masajes, el Aceite de Coco actúa como relajante mental y físico. Para las mujeres con síntomas de menopausia, puede resultar de alivio realizar un buen masaje con este aceite.[/important]

En las capas externas de la piel, el Aceite de Coco cumple además otras funciones. Su capacidad anti-inflamatoria y anti-microbiana hacen del Aceite de Coco el aceite indicado para aquellas personas que tienen problemas de piel como psoriasis o dermatítis atópica. En estos casos, los pacientes pueden aplicar Aceite de Coco en su piel con la total seguridad de que no afectará su condición y, en una gran parte de los casos, ayudará a reducirla. Esa misma capacidad antimicrobiana es la que hace que el Aceite de Coco sea muy indicado en otros casos como hongos diversos en los pies o el propio pie de atleta.

 

Masajes con Aceite de Coco

Masajes con Aceite de Coco

En general, el Aceite de Coco rejuvenece su piel, lo protege contra el daño causado por los radicales libres y puede proteger su piel de manchas, signos de envejecimiento o de la exposición excesiva al sol.  El aceite de coco ayuda a mantener los tejidos conectivos de la piel fuertes y flexibles, ayudando a crear una apariencia joven y notablemente suave, al remover la capa externa de células muertas de la piel.  Incluso puede penetrar las capas más profundas de la piel y fortalecer los tejidos subyacentes.Otra de las características del Aceite de Coco es su alta resistencia a la oxidación. Si bien es cierto que existen otros aceites muy adecuados para aplicar en la piel, no es menos cierto que la mayoría de estos aceites se vuelven rancios con mucha facilidad debido a la oxidación. El proceso de oxidación no solo vuelve rancio a los aceites, sino que además destruye muchas de sus propiedades e incluso, cuando es debido a la temperatura, produce cantidad de radicales libres que atacan las membranas celulares. Por eso, utilizar Aceite de Coco para la piel nos garantiza un producto siempre fresco que no se oxida ni se vuelve rancio. Esto es algo que podemos comprobar con facilidad. Si observamos un envase de Aceite de Coco años después de haberlo abierto, comprobaremos que su olor, color y sabor permanecen inalterados. No hace falta refrigeración para mantener fresco el aceite de coco. Se trata simplemente de un aceite muy resistente que dura años sin necesidad de cuidado especial e inclusive se utiliza para freír en esas condicioes por tener un sabor muy agradable.

Estas mismas propiedades son transmitidas a los productos que se crean con Aceite de Coco siempre y cuando estos productos se fabriquen de manera tradicional y sin hidrogenar las grasas presentes en el Aceite de Coco.